15.2.12

cualquier noche de estas


de la serie No valen lo que pesan

nora empezó a dormirse
desde sentada
quieta en la mesa para hacerme cómplice
de la forma más muda de su boca
con mi remera vieja, con su pijama nuevo

no pasamos a mayores pretensiones
que festejar al gato
cuando se abraza ensañado a su juguete
o cuando nos damos un gusto
vemos gente de película
quitar, poner, cambiar
en una vida compacta
de hora y media cuando mucho
(¿para qué nos arriesgaríamos
si podemos verlo así
cuidados luz y vestuario
sin sufrir las consecuencias
demorándose en detalles?)

nos ilusiona que no es poco
contar con amigos que siempre
andan en novedades
y vienen para contarnos
prevenidos de que sonreiremos
sin indagar, con buen gusto
suficiente

nuestro hartazgo
ya es estado de consciencia
no se anda con emociones
no prospera, ni va a flaquear 

Datos personales

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
promiscuo es el Señor, yo sólo soy un instrumento de su gracia