16.6.09

primero sueño

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente, vino del cielo un ruido como el de una violenta ráfaga de viento y llenó toda la casa donde estaban reunidos. Se les aparecieron entonces unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.

del Libro de los Hechos, 2:1-4 | Nuevo Testamento


anoche soñé con vos
de nuevo
pero esta vez eras uno
con muchas lenguas
el que entre varios creyentes
me elegía, untable

y después de ese pentecostés
donde me ordenabas la ley
que repasaba presuroso
sin temor por dejarme adoctrinar
me levanté como para vivir
tres años de punta
cantando tus proezas de saliva

1 comentario:

Barbado Whisky Matinal dijo...

Si Nestor P. vieviera, seguro con estas letras, te lo levantarias. Muy buenas.
"pero no cuentes con mi peste" para releer la barbarie visceralemnte trastocada de la "palabra revelada", jejej.
Saludos y felicidades.

Datos personales

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
promiscuo es el Señor, yo sólo soy un instrumento de su gracia