26.6.09

,

a Guillermina, ahora madre
a su Felipe, el hermoso



se plancha menos cuando
la sábana se tiende mojada
aconseja mi madre como si nunca
lo hubiera aprendido ya en la segunda
vez que las tendí sin ganas
de retorcerlas
o si en alguna oportunidad yo las planchara

mi abuela sí que sabía persuadirlas
a un roce único de sus manos
borraba todo lo impuro que habría hecho
sobre ellas, las sábanas se aligeraban
plegándose correctas
y no quedaban rastros más que los pliegues
que tuvieran por defecto

algo de aquélla sabiduría y de éstas manos
no me distinguirán del común
pero tuviera hijos y la satisfacción de cuidarlos

No hay comentarios.:

Datos personales

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
promiscuo es el Señor, yo sólo soy un instrumento de su gracia