28.5.09

elegía (en verso libre) a la mancha

de la serie No valen lo que pesan
a Nora

con Nora miramos la humedad
catastramos la pared
porque ahí está el reloj
más a punto
de nuestra permanencia

una mancha que se expande
a razón de medio año se demora
en cumplir la frontera de pared
que nosotros miramos insistentes
para tomar conciencia del desgano
por lo que debiéramos hacer
con la estructura

si la olvidáramos
o en el hipotético caso de que no estuviera
-ahí la vas a extrañar, diría mi madre-
haríamos lo mismo
que las noches que dormimos solos
a una mancha de humedad de distancia
tuvimos su opresión para amucharnos

pero cuando ya no esté más de facto
haya cumplido su promesa el albañil
vamos a mirar la pared hasta rehacerla
con animosidad desconocida
y vamos a preferir el verano
durante el invierno
como parte de una serie de añoranzas
que tienen viceversa
y son propicias para el desarrollo
de la mancha

hay un gen que tenemos
en falta
-remataría mi madre-
llamémosle Superación
porque les tocará en gracia
si es considerado el porvenir
con las generaciones venideras
de las cuales no seremos
responsables

16.5.09

a pedido de Sir Barbecho

http://bebiendotemprano.blogspot.com/ [RECOMENDADO]

Esto, que en algún registro interpretativo podría ser considerado "demagogia", sucede en respuesta a un pedido del Sr Barbado y etílico, que azuzó en un comentario postrero.
Son extractos de la obra teatral Bituín, que no publiqué íntegramente a pedido de la directora. La escribí en verso simplemente porque se me antojó. Sólo para darle anécdota a mis detractores, que podrían decir de mi donaire lopedeveguiano. Y equivocarse, qué más da.
A su pedido de erotismo, va esto que guarda relación con la bondad del p(r)etérito.


(ella)
no es verdad

ante tu cuerpo refunfuña mi predador más íntimo
mientras ofrece conmigo todos los presentismos perdidos
por tardarnos cada mañana buscando entre tus piernas
el abrigo primordial de la forma que anduvimos esbozando en sueños
mi predador y yo
con la forma hecha manos ahora
manos que van de tu cuerpo al lavatorio
enchastradas por una savia capaz de fecundar
hasta las tuberías


...

(ella)

ahora se ríe

él y el flaco Sapir
los dos eran afamados patriotas
convencidos militantes de sus hormonas
que nunca desertarían mientras pudieran hacer patria
sobre los pechos gigantes de una mujer de revista

...

(el, mientras masajea los pies de ella)

este instante maravilloso
podría repetirse tantas veces, de mañana o de tarde,
sin incomodarme
por esta sumisión que yo te ofrendo
mientras mis manos aprenden las comisuras de tus dedos
mis manos despuntan su vicio de ser tu apoyo
eligen el lugar más terrenal en tu anatomía

a tus pies marcando el ritmo de su música
a tus pies el sacrificio del aliento esencial

15.5.09

retrospectiva

de la serie No valen lo que pesan


hubo una primera parte
donde podía distinguirse
escucharte hablar
de hacer andar un disco

hubo en esa primera parte
el ritual tácito
de apartar los quemados
de los fósforos al uso
cuando todavía no era un exceso
de sentido

cuando eras un ítem
pero primero entre las cosas
que ardían
y no se usaba piloto automático
para figurarse en otro lugar

cuando estaba por decirse
aún
el llamado al paciente:
que pase el que sigue

no estabas
a kilómetros de camas de distancia
la paciencia no enviudaba de mí

14.5.09

prurito

de la serie Vengo del placard de Almodóvar

es de esos que se retoban
y me encantan
rústico hasta cuando
insiste en decirme
“te bombearía todo el día”
a cambio de referirse
a “un modo
de ensamblarnos
largamente”

pero
¿por qué
se caga así
en las palabras
y menoscaba la poesía
hecha también para él?

pero
¿por qué
su austeridad
con el verbo
me envicia?

Datos personales

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
promiscuo es el Señor, yo sólo soy un instrumento de su gracia