26.1.09

saludo final | a G

Voy a escribir como llora un niño, es decir: no llora porque esté triste sino que llora para informar, tranquilamente.
ALEJANDRA PIZARNIK


desde la puerta de entrada que abrí
y que a su turno cerraste
con cadencia improvisada
comencé por darte agua fresca
que en verano es gratitud
ponerme a lavar ropa
para no dejar silencios
y sugerirte
te sacases la remera

te hablé a conciencia
de no saber lo que diría
y respeté los turnos
como un caballero que pierde
mientras pensaba al paso unos motivos
con los lunares que tenías

tu empalizada de espalda
donde a gusto demoraba
daba función ese día
con las mejores películas que vi

de repente te observé calzarte el pantalón
con esa música de fondo
y me pareciste un héroe que se iba a salvar
de nuestra relación

No hay comentarios.:

Datos personales

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
promiscuo es el Señor, yo sólo soy un instrumento de su gracia