17.1.09

rural

de la serie Vengo del placard de Almodóvar


era una siesta arrimera
y estábamos todos
los que no dormían
predispuestos

enshortizados fuimos a la vera
de los toros tan alevosos
en cuernos y bolas
para mi memoria que retiene
siempre y cuando es generoso

se rumoreaba ya cuando salimos
que al primer chaparrón
la peonada no labora
y el capataz asiente discreto
no asoma ni la nariz
por no embarrarse completo

tan fresca era esa siesta
y aromado el campo
nos ponía donosas
pensábamos en los rústicos
abandonando sus máquinas
por una lluvia pringosa
y en volver para el otoño
porque era un verano de seca

3 comentarios:

Anónimo dijo...

buenísimo,
los comentarios más íntimos ya se los dije por chat.
celebro que los peones salgan del placar de almodovar.
es hora que la gente se de cuenta que la sexualidad es una y para todos.
besos
perasso

Ivan dijo...

no sé si a vos te gusta Kaváfis, Sergio; pero esa conducción de tus poemas haciendo 'história contemporánea' es realmente muy buena.
Saludos

po(br)esía dijo...

Ivan:

Me gusta mucho Kaváfis, y sobre todo este:

MEDIA HORA (1914)
Ni te conseguí, ni te conseguiré
nunca, creo. Algunas palabras, un acercamiento
como en el bar anteayer, y nada más.
Es una pena, no digo. Pero nosotros los del Arte
a veces con intensidad de pensamiento, y ciertamente sólo
por poco tiempo, creamos un placer
que parece casi real.
Así en el bar anteayer -claro que ayudando
mucho el alcohol compasivo-
tuve una media hora en plenitud erótica.
Y tú lo percibiste, me parece,
y te quedaste un poco más de adrede.
Eso era muy necesario. Porque
con toda la imaginación, y con el mágico alcohol,
tenía que mirar también tus labios,
tenía que estar tu cuerpo cerca.

muchos beijos!
s | p

Datos personales

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
promiscuo es el Señor, yo sólo soy un instrumento de su gracia