31.1.09

preterintencional

de la serie No valen lo que pesan


unos tipos que entraron
desde el techo
a robar en casa
se encontraron con libros
y algunas otras cosas
hechas de palabra

me hicieron preguntas sustanciales
y les dije que esto es todo
con cuanto vivo
incluso este cuerpo
que no era para mí
pero fue quedando

hice mi casa con cosas de otra gente
que me fueron dejando
y con otras zonzeras simples
así los despaché
sin convencerlos
porque han vuelto
para llevarse por lo menos algo
que atesorase y fueron
los responsables principales
de mi gramática

me dejaron sin vos
sin yo
y sin nosotros

ellos

26.1.09

saludo final | a G

Voy a escribir como llora un niño, es decir: no llora porque esté triste sino que llora para informar, tranquilamente.
ALEJANDRA PIZARNIK


desde la puerta de entrada que abrí
y que a su turno cerraste
con cadencia improvisada
comencé por darte agua fresca
que en verano es gratitud
ponerme a lavar ropa
para no dejar silencios
y sugerirte
te sacases la remera

te hablé a conciencia
de no saber lo que diría
y respeté los turnos
como un caballero que pierde
mientras pensaba al paso unos motivos
con los lunares que tenías

tu empalizada de espalda
donde a gusto demoraba
daba función ese día
con las mejores películas que vi

de repente te observé calzarte el pantalón
con esa música de fondo
y me pareciste un héroe que se iba a salvar
de nuestra relación

17.1.09

rural

de la serie Vengo del placard de Almodóvar


era una siesta arrimera
y estábamos todos
los que no dormían
predispuestos

enshortizados fuimos a la vera
de los toros tan alevosos
en cuernos y bolas
para mi memoria que retiene
siempre y cuando es generoso

se rumoreaba ya cuando salimos
que al primer chaparrón
la peonada no labora
y el capataz asiente discreto
no asoma ni la nariz
por no embarrarse completo

tan fresca era esa siesta
y aromado el campo
nos ponía donosas
pensábamos en los rústicos
abandonando sus máquinas
por una lluvia pringosa
y en volver para el otoño
porque era un verano de seca

10.1.09

inanición

a G

por un desarreglo serio
en el orden del hambre

tu cuarto y dos rodajas
no fueron mi kilo y dos pancitos

Datos personales

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
promiscuo es el Señor, yo sólo soy un instrumento de su gracia