20.5.08

zulema


ella decía cada vez:
cuando hace frio
ponéte el poncho de tu tío
esa frase le prestaron
a mi abuela y las demás

oírla cantar detrás del aparador
como una música lejana
sin poder distarme
de esa diva en todas las películas
que junto para decir tuve niñez

una diva litoral se dedica a espesar la sopa
y a su cabello blanco lo tensa con peineta
esa diva me deja ver las piernas desde su falda
mientras acelera al sillón hamaca
con la fuerza que dispensa vivir lo suficiente

siempre que alcance
este recuerdo único
y bastante
me acuna en los huesos
legados por su hijo

4 comentarios:

Ivan dijo...

Un equilibrio entre extremos, tu poema, y una tierna sombra en la noche; esa foto que eternizas sin moldura.

Lilian B. dijo...

guau, qué lindos poemas. ¿´vos estás en las afinidades electivas?
yo derivé acá de esa página,,, pienso que deberias estar ahi!!
te mando un beso
Lilu

http://liliandice.blogspot.com/

po(br)esía dijo...

Lilu!
Me llegó tu comentario mientras escuchaba MALAGUEÑA de Cecilia Todd, y no puedo compartirte el entresijo que se hizo entre una angustia ancestral que Cecilia atiza, y la felicidad eventual que tus palabras promueven. El balanceo de fuerzas me deja intacto, otra vez ileso.
Te agradezco mucho el comentario. Respecto de las "afinidades electivas", no sé cómo se cruza esa puerta, y ya llevo haciendo varias cosas sin saber.Creo que alguien que está dentro debe sugerir quiénes dejarán de ser forasteros. Pero no estoy seguro.

besos, tantos
s | p

domingos presentes dijo...

muy lindo retrato,
tanto como para hacerme recordar cuanto extraño las torrejitas de acelga de mi abuela!
y que la veo en cada planta que me fascina...y me acuna en cada actuación que uso su chalina...
Besos
y globos verdes!

Datos personales

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
promiscuo es el Señor, yo sólo soy un instrumento de su gracia