29.2.08

retornable

(de la serie Vengo del placard de Almodóvar)

no prestes atención a la casa
todo el desorden se hizo
sin mi consentimiento
de buenas a primeras sucedió
solo desde la última vez que viniste

había planchado el mantel más floreado
toda la dedicación que puse en mis manos
para darte bien de comer
la echó a perder el fuego que a destiempo
no alcanza para quemar pero sancocha
por eso lo ves una sola hilacha
ya no hace falta mantel

si entraste sin problemas
si ni la gata chistó
es porque hace días dejo
la puerta del frente sin llave
total los ladrones siempre entraron
por la puerta de atrás
como supiste hacerlo vos

cualquier cosa que quieras decir
sobre las flores de la entrada
que cuidábamos por virtuosismo cívico
para embellecer a la nación
comentáselo a la fatalidad de mis ganas
que a poquito de nacer ya se cansan
que sin muchos miramientos
claman por vos
la histeria de colectivo
que más dolor me costó

25.2.08




a Patricia Stella y su prima Monita

vestida del mismo negro siempre
para su moda no hay color
no hay margen de elección frente al calor
que disfrutar igual cualquier presión del ambiente
probando su agilidad de la mesa al ventanal

gracias a sus guantes blancos de dos octavos
pasea impune por la casa cuando no estoy
imagino que distribuye pacientemente su fiaca
sobre todas las superficies
si no pasea entre los muebles sintiéndose dueña
o se entrena en distinguir Gati de cualquier otra calidad

mi gata hace poesía:
caza un pájaro que significa libertad
pero es animal suspendido entre sus dientes
es fragilidad entretenida en sus fauces
o carne esperando cumplir su tragedia
de cualquier modo provoca el mismo horror
ejemplo del peligro que me puede tocar
por dejarla dormir en mi cama
donde ronronea
mientras me cuida la espalda
cuando cuesta creer que luego
de asesinado el gorrión
tenga esta caridad


(fotografía: victoria vázquez: http://flickr.com/photos/chufai/ )


24.2.08

futuro pasado

(de la serie Vengo del placard de Almodóvar)

así tendrán que vivir los peces
que compraste
para tenerlos sin mirar
cuando ya no fueron novedad

así resonará el eco de las excusas
que invento
para comer de lo que engorda
más indudables sin tu jolgorio

así será mientras me creo
que cocino para alguien
porque retengo en el recuerdo
cuando decís
mientras ahueco tomates
que te vas sin una lágrima

así es que puedo dibujarte
cerrando los ojos a tu sonrisa exacta
porque tuve cámaras en la yema de mis dedos
y soy centinela de un archivo audiovisual
con tu nombre

que se inscribe completo
en el registro del escándalo
de mis hormonas
que de vos se ufana
un domingo que descorazono alcauciles
sin dar lugar a la metáfora

20.2.08

épica

a Mauricio T. y acuarelas

venido de allá
para seguir igual acá
con la tristeza
que puede mudarse

no es retorcijón de momento
a mí la tristeza me agria la garganta
me pone un yunque en el pecho
que voy moviendo
en simulacro de rescate

la cabeza pidiendo fianza
previéndola bien lejos
del alcance de mis manos
y en mi boca un grito estereofónico
aturde las entrañas
recrudeciendo las ansias
a resolverse dentro del cuerpo
-mi enemigo de potencia comparable
embravecido
por inercia-

todavía convencido
sobrevivir o morirse
es una miseria
de opciones

18.2.08

postal

esta zamba es de usted
la hice con nostalgia
de piel y de voz
ARIEL RAMÍREZ

dos cuerpos
en edad de merecer
se transfunden saliva
de cántaro a cántaro
sin perder una gota
como si de eso dependiera
la vitalidad

uno de ellos da un paso
al costado
así el sol le sigue dando
el otro secunda el paso
y consigue estar a la sombra
que dado el paso quedó vacante

dos manos se trenzan debajo
por costumbre de ocultarse
se entrelazan afirmando en ese gesto
lo que están dejando de hacer
por estarse así tan reposados
aunque a su manera fecundos
para que nadie los diga ociosos
predispuestos al vicio
y en eso acabe cualquier apreciación

14.2.08

del mismo son

(de la serie Vengo del placard de Almodóvar)

a Pablo Ríos, que la felicidad lo atropeye
viene de tiempo largo
la desdicha, la certeza
a vos tampoco siendo chico
te regalaron el robot
te legaron las muñecas
de tu hermana, la mayor
y quedó revoloteando
la pregunta del qué soy
te tenían fe para soldado
no llegaste ni a cowboy
y te quedaste con los bárbaros
entre uno de esos, yo
que pasado por tu cama
para hacerme reflexión
no te ando preguntando
ni qué somos ni qué sos
prefiero seguir jugando
sin saber muy bien de vos
que te la pasás poniendo,
donde puedas, distinción
que esto no es realidad
a mitad de semana es la ficción
cuando preferís lo que te hago
antes que otra distracción
¿sigo igual si me voy yendo
como vos decís, Simón?
yo no quiero pedir nada
me complace esta ficción
donde vos tenés la espada
de guerrero bien varón
a quien asusta mi perfil
de liberto y bravucón
que sin arma más que lengua
sin fuerzas más que succión
te gana en el cuerpo a cuerpo
sin pasar de los dos rounds
y te ve arrastrarte manso
menos macho que un montón
vas diciendo que te quiera
que te importo
y cosas que omito, por educación
pero nunca a la princesa
que tenés de gran trofeo
ganado sin emoción
le contaste que varios domingos
cuando clareaba
también babeaste mi almohadón

13.2.08

intemperie

a Juan

mis ojos mantienen
la urgencia de aprender
de la felicidad ajena
mis manos suelen
dejarlo para otro momento

eso que tu ternura tiene
el sensor indicado
y que tus manos hacendosas
nunca pierden el rastro

pero hay un dato que me falta
desde nacido
que ni el dinero ni la master
pueden comprar
que no es el corazón
jodido como víscera
sino como símbolo

11.2.08

andrés

(de la serie Vengo del placard de Almodóvar)

fui por no disgustar a Andrés
a bailar, como si en eso consistiera la satisfacción
me hice mirar por otro
de remera verde y torpeza al tono
(oculté el mismo costado siempre que pude)

bailé ritmos osados para mantener su atención
supuse falta de aire para llevarlo hasta el patio
cayó en celada justo cuando un impulso me devuelve oxigenado
al parecer lo entretuvo el desencuentro, porque volvió

adentro bailamos de espaldas
por probar que la atracción no fuese de siameses
pasado el cuarto de hora el peligro se disipó
no habría incesto, tampoco hubo traición

cuando cerré los ojos a que la música disponga
fue momento de bailar a los labios de Andrés
la noche pudo terminar ahí, pero siguió

indefectiblemente verde
conquisté sus abrazos con ganas
porque en eso consiste mi satisfacción, Andrés
sobre el colchón donde todas las marcas respetan
a la que nunca hiciste

10.2.08

ingrato

(de la serie Vengo del placard de Almodóvar)

reconocido incompatible
que mi deseo sea múltiple
que tu único cuerpo no alcance
igual
sin entrar en esa discusión
de poder censarte querría
escuchar cómo la loca dice ser
jefe de hogar que vive solo
profesional autónomo y autosuficiente más que nadie
o ver cómo cruza las piernas
para demostrar que yo no estoy
que no ocupo
ese instersticio fantástico
donde detrás del espejo sobraba bosque
para corrernos ligero hasta que caías primero

al censor le dirás mediando el anonimato
que éramos dos cuando era más barato
sin embargo con la inflación
-cuando ya eras lo único, además de buenos ratos-
aumentó la expectativa y no hubo forma de costear el trato
entonces te esforzaste en buscarte otro trabajo
yo renuncié al que me dabas vos
y te importó tres carajos
que sumados a los míos
resulta simétrica media docena

6.2.08

a Estela Figueroa

a mis manos le faltan cansancios de esta mujer
a mi ciática la pesadumbre de sus plantas
ante cada uno de mis días podría desquiciarse su paciencia
que con austeridad escolta al cigarrillo
yendo a la boca donde dice ya no besan
ni ese señor que escribe sobre su poesía y ella festeja
sabiendo que es más simple que vivirla

hay en su cadencia una historia de labios remordidos
de señores llevados a pasear por sus caderas ahora anchas
hay una hechura robusta templada con el tiempo
en devoto peregrinaje por las dolencias del Cacho
- su marido manso de segundas nupcias
que es fiel y nunca alardeó-

hay una pedagogía en su risa para lo que nunca compraremos:
esa casa donde nunca dormiremos
que guarda al auto en el que nunca pasearemos
los cálculos menos que tendremos que hacer mientras quedemos
porque es igual de trabajoso el vacío que todo afán por llenarlo
y juntos hemos hecho tantos viajes sin movernos
que ya nos da fiaca cualquier continente
así es que seguimos eligiendo al sur
donde amedrentan menos los inviernos

también acá podemos a la humedad
desfilarle suelas de goma
en zapatos baratos que se postran rápido
compadreamos menos vistoso pero bien surtido
en eso andamos
desde ese día en que te quiero
porque vos tejés palabras
cuando yo intento dividir
ansiedad por parecerse

si decís que vale más
que la vida los arruine por sí sola
y sea el mismo resultado
sin ingeniar una venganza
por tu sapiencia me sobran veinticinco años de escuela


1.2.08

mímica

abrazándome
puedo decir no
si me seduce
algún jinete
del Apocalipsis

dándome de brazos
recibiéndome
esta soberbia
es igual de redundante
como cuando estabas

Datos personales

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
promiscuo es el Señor, yo sólo soy un instrumento de su gracia