28.1.08

NO ESTÁ PORQUE SE FUE


soliloquio

mis manos juntas acariciándose
precipitaron del tiempo
que llevás sin estar con tu espesor
entre ellas, quedó un cuenco
donde cuela la escasez
de esta luz suficiente
para la necia ocurrencia
de suplir tu calor
sin reverberancia


compañía

mientras sigues siendo extranjero
ostracista

más de un soldado muerto
en mi patria púbica
fue soberano

agonía

¿De qué manera
recorriendo cuál de tus partes
caen las gotas en Alvear y el Boulevard?

¿Cuánto tiempo te recorre el torso,
y qué hago yo mientras?
¿A qué distancia del piso está
la gota en tu ingle
y demorará más que mi lengua
en llegar hasta tus pies?

¿Te separa el espacio o el deseo
de la humedad de otros?
¿Te separa la certeza o el engaño
de la humildad de otros?

No dijiste nada.
La tristeza hacía peso en tu paraguas.


Kyklóo
(aunque todo lo que diga pueda ser usado en mi contra)

después de unos cuantos
cicatrizaré más rápido
kyklóo
serán menores, también,
las oportunidades de conocer empresarios
con aflicciones por la ópera
kyklóo
hacer todo esto para que me des atención:
querer a tu perro
decir de tu madre que es buena mujer
parecerme a quien me antecede
kyklóo
dejar más trabajo a quien me prosiga

kyklóo | ciclo | dar vueltas alrededor de un huracán > en griego



son causas soy efecto

abandonado en mi intemperie
mi vitualla es
el último abrazo

vuelta y estirada mi cabeza hacia
un principio

*

en un ascensor para dos
vos, antropofagia y yo

después un tercero espera pisos arriba

*

dos o tres muecas bastan
para que el mono que baila
lo deje de hacer

interpreto todavía tus ojos
que van hacia el principio
y contemplan lo intacto

*

no me conviene ser como soy
está visto
que conmigo
no se puede ya vivir




habladuría

nos dispusieron así:
yo soy mí
vos sos otro, y tú
tu cuerpo entra dentro del régimen de lo no-mío

aprender a hablar nos separó
de una vez para siempre


modo pantalla

el tan orondo ante mí
con su porte abismal
el tan repasado de memoria
al gusto de otros
se presenta diciendo
que ahora se ofrece
a mis manos limitadas
a la silueta del cerrojo


feligresía

verosímil:
este instante
cuando a gusto crees
lo que quiero que creas


periferia

cuatro pasos, no más
habrían alcanzado
pero el placer
es la sintaxis circular
de quien rodea

porque rodeo
entre tu frondosa distancia
ingenio formas de llegar

y no hay marginal que no enternezca


osadía

cocino cochino:
a todo lo que preparo
lo rocío con tus jugos

siempre hubo tanto sexo
cuando hicimos el amor


reincidencia

en trayecto empinado por tu torso
con la referencia espacial del tótem
circunscribo cada médano que se eleva preciado
al tiempo que oigo una viril apreciación
de mi lingüística obscena

hay un pozo ciego a medio camino
entre los abandonados besos que unen
dos cabezas que la tradición ha enemistado
por él llegaría a la columna vertebral
de tu gemido

su sonido anticipa el emocionado efecto
y me abstengo de libar tan mancillada ofrenda
reúno lo que con furia premonitoria desperdigamos
y me fui
mientras clamabas
habiendo visto en tu rostro a la ternura


escala humana

mi ecosistema es un mundo
cuya forma es un cuerpo de hombre

donde llegue todo lo que nadie recibe
habrá tanto de mí



tipología

me cuentan que hay gente
que le hace el amor a otra gente
del mismo modo que si la atropellara

otra que aún cree
en la verdad del espacio inmune
y pretende amor a la vez que sosiego

sobran en cantidad los padres
que fuerzan su memoria
para contar los besos dados a sus hijos

y también estábamos nosotros dos
olvidados de todo eso


nostalgia

pensando
a quiénes le cumple con los años
la gente que festeja

estando
al paso de otro más
sin abundarte

siendo
entre los invitados a la fiesta
el que no estaba


etnografía

tu humanidad era el terreno
para la pequeña antropología de mis manos



de alta al día

peino los demonios que llevo de cabeza
organizándolos con mis manos en un eje

propongo a mi ansiedad el ritual del desayuno

pienso lo tranquilo que me lleva
ser necesario en ningún lado



picardía

mamá, orgullosa de haberme parido,
para que me amases tanto, me dio
un sexo que te enceguezca
artimañas para retenerte
habilidades que te seduzcan
y modestia para reconocer
que otros te lo hacen mejor


reincidencia

la carta de ciudadanía que me diste
para estar en el reinado de tu antojo
ser apoderado de tus sienes
y hacer fila entre los contribuyentes de tu culpa

dice que estoy obligado a renovar el voto
cada tanto volver a creer que no pierde sentido
celar por el derecho a ser territorio de tu mástil
y custodiar tu obligación de no ser correspondido

la letra chica debajo aclara
que tengo libre tránsito dentro de tu reino
y una banca en el tribunal cuando deba renovar la visa
que no es deserción sino supervivencia huir
de quedarme sin fondos por tanto cohabitar con tu premura


ditirámbico

que su belleza existe
aunque ninguno la mire
independiente de mis ojos mirándolo
consustancial a él:

existe en la implacable justeza
con que eligen apilarse
las vértebras de su columna

en la fuerza medida que ejercen sus perfiles
derecho contra izquierdo
dejando a la nariz
en una exacta mitad

en la convicción anti-gravedad
de sus músculos
ubicados como tendrían que estar los míos

y en el reposo al que me tienta
cuando me dejo amar



la condición

de cuatro paredes
se viste
mi hijo ilegítimo

ya está grande
legalidad
no cruza la puerta


sin título

es domingo y el hijo del sábado
se sabe huérfano
a colación del problema que reedita un clásico
donde saberes enfrenta a sentimientos

anoche te engañé hasta altas horas
durante la estadía con vos
poblé mi cabeza de hombres inventados
ejerciendo mi infidelidad por amarte siempre

termina en empate pero
si me das tiempo voy a ser
todos esos libros que tengo para leer


contraluz

levantar la persiana
y que a mi casa le entre mañana
estallando de luz
convidarte el beso de aliento cepillado
y que sea la sombra en la pared
una escena del crimen
que cuente su versión


medioeval

tijeretazo más para ser el mejor modelo
y cocerme al bies para no ser lineal
dijeras de mí ser tu medio pelo
o ser a tus manos la hechura triunfal
mas nunca hay trato de igual a igual
cuando es amor no te vengo al ruedo


habido vos

tengo la dicha de haber venido entero
de robusta hechura no tan proporcional
dos manos, dos piernas y lo demás
a cualquier hombre venido igual o
bienvenido a la implacable avidez de la plenitud
a cual ofrezco esta carne que soy siempre poca
a cuenta del placer con que pueda derrumbarme
si no hay pasión en esa osadía de multiplicarme
los más armónicos alegatos contra mí
y convalecer a mis pedidos por verlos aturdirse
con el timbre de todos tus silencios
donde va estar cuando habido vos
hombre de manos, piernas y tan igual
dichoso por nacer entero y animado por mí
a la empresa de juntar más material por deshacer



triste y solitario al final

este dolor de huesos te presagia
llueve como para que vengas

augura el pronóstico que vendrás para quedarte

(*poemario inscripto en el registro de la propiedad intelectual y en cola de edición)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mis muy alegriadas felicitacines por la próxima empapelación.

Salud.

Mauro

Florian dijo...

Epa !

felicitaciones por estar en cola ^_^

(xD)

congrats

po(br)esía dijo...

muchas gracias mauro y florian! eso dijeron, ahora esperemos que cumplan...como son hombres ya no sé si creerles, si se apartan del designio del siempre igual, todo igual, todo lo mismo...
A mi me sigue pareciendo ciencia ficción que alguien quiera editarme. Pero parece que la verdad tiene estructura de ficción, así que...

besos a los 2, juntos y separados

s ! p

Datos personales

Mi foto
Santa Fe, Santa Fe, Argentina
promiscuo es el Señor, yo sólo soy un instrumento de su gracia